https://youtu.be/IMKwEx8KK8M

Entre remixes de publicidades de nuestra TV noventosa y el reverb. Entre camisas floreadas y los sueños de Ringo. Entre la ironía de hacer música con clima océanico y provenir de un país mediterráneo, Eeeks retumba con fuerza en cada rincón del underground asunceno.

«The premier landlocked south american power pop and avant-garde no wave/new wave surf band» como se autodefinen, tiene una era prehistórica allá por el 2012 cuando bajo el nombre de Los Rukis comenzaron a tocar en pequeños antros capitalinos antes de reinventarse con su nombre actual, acompañando esto con un ambiente e imagen muy peculiar que llama la atención desde el primer momento.

Ana Díaz Sacco, baterista de Eeeks • Juli Torres Mongelos

Con Aharon Emery y Luca Milessi en guitarras y voces, Joaquín Abente en el bajo, Ana Díaz Sacco en la batería y Rogelio Sanabria en los sintetizadores, Eeeks será parte del primer #ConciertoKurtural este 1 de noviembre en Buenavista Workklub, junto con Las Piñas, con quienes ya tocaron durante su reciente gira por La Plata, Argentina.

«La escena musical de La Plata es muy diferente a la de Asunción, debido a que hay muchas bandas y cada integrante de esas bandas tiene a su vez proyectos paralelos» nos dicen sobre la experiencia de tocar fuera del país.

Rogelio Sanabria controla los sintetizadores • Juli Torres Mongelos

¿La razón de esta diferencia? «Se da que el público consume más de la música nacional platense», también teniendo en cuenta el modus operandi de los grupos de aquellos lares: «los conciertos no necesariamente se realizan en locales para eventos o bares, sino que suelen hacer fiestas en casas particulares» una iniciativa que les gustó y estaría interesante aplicarla aquí, dijeron.

«Compartimos todo nuestro material de manera online o para su descarga de forma gratuita, bajo la licencia Creative Commons»

Pero nada de esto hubiera sido posible sin la difusión online, aseguran: «Estamos en Bandcamp, por ejemplo, de donde se puede descargar todo nuestro material gratuitamente, como así también en Soundcloud, y con algunos videos en Youtube», el boca a boca digital, a través de likes, RTs y links compartidos, hicieron el resto. «Llegamos también a hacer un EP con unas cuantas copias físicas, más que nada para repartirlas en los conciertos».

Joaquín Abente, bajo • Juli Torres Mongelos

¿Entra en disputa la idea del copyright en medio de la era de la distribución de cultura en internet?, ellos concuerdan a medias: «Es bueno proteger los derechos de la música —o cualquier producto cultural— para evitar que se utilice con fines con los cuales no estaríamos de acuerdo, sin embargo, nosotros compartimos todo nuestro material de manera online o para su descarga de forma gratuita, bajo la licencia Creative Commons».

Aharon Emery, guitarras y voces • Juli Torres Mongelos

Para financiarse, entonces, se encuentran los diferentes toques y merchandising como sus remeras, que por ejemplo para el #ConciertoKurtural acompañaban al 1 kurtú con el cual conseguís tu entrada  y ya se agotaron, mostrando como —algo bastante inaudito en nuestra escena local— el grupo cuenta ya con una legión de fans acérrimos de su sonido, idea e imagen que proyectan.

«Esperamos ser parte de una escena que sea apoyada por la escena misma: Creemos que es una forma muy viable de intercambiar conciertos —y cultura— de una manera sustentable»

«La idea de Kurtú nos parece genial porque se enfoca en la comunidad creativa y en el consumo de sus objetos culturales, de manera distinta a lucrar típico dentro de la escena del rock nacional, apoyada por marcas que generalmente producen un ambiente cultural rancio. Enfocado más en consumir dicha marca que otra cosa»

Luca Milessi, guitarras y voces • Juli Torres Mongelos

Con el desafío de seguir creciendo más allá de la mediterraneidad geográfica y artística —actualmente se encuentran grabando su primer disco, que saldría el próximo año—, Eeeks sigue embarcándose en su aventura, acompañados de un creciente número de fans expectantes de cómo ésta prosiga  y fortaleciendo lazos con otras bandas: «La gestión cultural es algo que irá cambiando en la nueva comunidad del underground asunceno y esperamos ser parte de dicho cambio, hacia una escena que sea apoyada por la escena misma. Creemos que es una forma muy viable de intercambiar conciertos —y cultura—  de una manera sustentable»