Concierto Kurtural

Una serie de conciertos para explorar la cultura compartida en Asunción, Paraguay

Eeeks retumba con fuerza en cada rincón del underground asunceno

Entre la ironía de hacer música con clima océanico y provenir de un país mediterráneo, Eeeks construyen un sonido que trasciende géneros.

Leer Más

https://youtu.be/IMKwEx8KK8M

Entre remixes de publicidades de nuestra TV noventosa y el reverb. Entre camisas floreadas y los sueños de Ringo. Entre la ironía de hacer música con clima océanico y provenir de un país mediterráneo, Eeeks retumba con fuerza en cada rincón del underground asunceno.

«The premier landlocked south american power pop and avant-garde no wave/new wave surf band» como se autodefinen, tiene una era prehistórica allá por el 2012 cuando bajo el nombre de Los Rukis comenzaron a tocar en pequeños antros capitalinos antes de reinventarse con su nombre actual, acompañando esto con un ambiente e imagen muy peculiar que llama la atención desde el primer momento.

Ana Díaz Sacco, baterista de Eeeks • Juli Torres Mongelos

Con Aharon Emery y Luca Milessi en guitarras y voces, Joaquín Abente en el bajo, Ana Díaz Sacco en la batería y Rogelio Sanabria en los sintetizadores, Eeeks será parte del primer #ConciertoKurtural este 1 de noviembre en Buenavista Workklub, junto con Las Piñas, con quienes ya tocaron durante su reciente gira por La Plata, Argentina.

«La escena musical de La Plata es muy diferente a la de Asunción, debido a que hay muchas bandas y cada integrante de esas bandas tiene a su vez proyectos paralelos» nos dicen sobre la experiencia de tocar fuera del país.

Rogelio Sanabria controla los sintetizadores • Juli Torres Mongelos

¿La razón de esta diferencia? «Se da que el público consume más de la música nacional platense», también teniendo en cuenta el modus operandi de los grupos de aquellos lares: «los conciertos no necesariamente se realizan en locales para eventos o bares, sino que suelen hacer fiestas en casas particulares» una iniciativa que les gustó y estaría interesante aplicarla aquí, dijeron.

«Compartimos todo nuestro material de manera online o para su descarga de forma gratuita, bajo la licencia Creative Commons»

Pero nada de esto hubiera sido posible sin la difusión online, aseguran: «Estamos en Bandcamp, por ejemplo, de donde se puede descargar todo nuestro material gratuitamente, como así también en Soundcloud, y con algunos videos en Youtube», el boca a boca digital, a través de likes, RTs y links compartidos, hicieron el resto. «Llegamos también a hacer un EP con unas cuantas copias físicas, más que nada para repartirlas en los conciertos».

Joaquín Abente, bajo • Juli Torres Mongelos

¿Entra en disputa la idea del copyright en medio de la era de la distribución de cultura en internet?, ellos concuerdan a medias: «Es bueno proteger los derechos de la música —o cualquier producto cultural— para evitar que se utilice con fines con los cuales no estaríamos de acuerdo, sin embargo, nosotros compartimos todo nuestro material de manera online o para su descarga de forma gratuita, bajo la licencia Creative Commons».

Aharon Emery, guitarras y voces • Juli Torres Mongelos

Para financiarse, entonces, se encuentran los diferentes toques y merchandising como sus remeras, que por ejemplo para el #ConciertoKurtural acompañaban al 1 kurtú con el cual conseguís tu entrada  y ya se agotaron, mostrando como —algo bastante inaudito en nuestra escena local— el grupo cuenta ya con una legión de fans acérrimos de su sonido, idea e imagen que proyectan.

«Esperamos ser parte de una escena que sea apoyada por la escena misma: Creemos que es una forma muy viable de intercambiar conciertos —y cultura— de una manera sustentable»

«La idea de Kurtú nos parece genial porque se enfoca en la comunidad creativa y en el consumo de sus objetos culturales, de manera distinta a lucrar típico dentro de la escena del rock nacional, apoyada por marcas que generalmente producen un ambiente cultural rancio. Enfocado más en consumir dicha marca que otra cosa»

Luca Milessi, guitarras y voces • Juli Torres Mongelos

Con el desafío de seguir creciendo más allá de la mediterraneidad geográfica y artística —actualmente se encuentran grabando su primer disco, que saldría el próximo año—, Eeeks sigue embarcándose en su aventura, acompañados de un creciente número de fans expectantes de cómo ésta prosiga  y fortaleciendo lazos con otras bandas: «La gestión cultural es algo que irá cambiando en la nueva comunidad del underground asunceno y esperamos ser parte de dicho cambio, hacia una escena que sea apoyada por la escena misma. Creemos que es una forma muy viable de intercambiar conciertos —y cultura—  de una manera sustentable»

Las Piñas, surfeando en red

Formado por unas chicas argentinas desde La Plata, Provincia de Buenos Aires. Gustan del fútbol y las pizzas. Hacen un surf rock fresquito que no estará en auge, pero avanza como una ola.

Leer Más

https://youtu.be/SFH1kCvVn3A

El grupo tiene nombre de una fruta. Formado por unas chicas argentinas desde La Plata, Provincia de Buenos Aires. Gustan del fútbol y las pizzas. Hacen un surf rock fresquito que está en auge y avanza como una ola. Empezaron hace poco menos de un año, pero de ahí la ola no paró de crecer.

Son Las Piñas. Un trío formado por Antonela Périgo en la batería, Sofía Cardich en la guitarra y Celina Ortale en el bajo, y estarán esta semana de gira por el país, donde tocarán con Eeeks el 31/10 en 25 de mayo 438 y el 1/11 en Buenavista Workklub; el 5/11 en Dracena con Pat & The Jurassic Band y el 6/11 cerrando en Barbarella con Fuzzkrank y The White Lines.

Pese a ser una banda muy joven, ya han lanzado su primer EP, titulado El Perro Beach, editado en Texas por el sello Yippee Ki Yay.

Sofía Cardich, guitarrista de Las Piñas · Sofia Etcheverry

MÚSICA SURF PARA COMPARTIR EN RED

«Nunca pensamos en el crecimiento tan rápido que tuvo la banda», me dicen. «No pensábamos demasiado en nada, comenzó como un juego y se tornó algo serio donde no paramos de divertirnos y de pasarla bien».

Todo empezó cuando fueron descubiertas por Ryan, el dueño del sello norteamericano, en Bandcamp. «Tenemos que agradecerle a internet y a las distintas redes sociales que permiten que todo lo que uno hace se difunda y tenga alcances impensados. Es como si uno perdiera el control de su propia banda porque vive y crece más allá de lo que uno pueda manejar, es extraño… y hermoso. Se podría decir que la mayoría de lo que tenemos se lo debemos a ello.»

Y en la era digital, circular tu material va incluso más allá de la música, pasando por la comunicación. «Ni bien comenzamos a conversar sobre el EP, el dueño de Yippee Ki Yay Records nos recomendó generar un perfil en todas las redes sociales posibles. Le hicimos caso y nos dimos cuenta de que todas tienen alcances diferentes y que lo que se genera en cada una de ellas son cosas distintas y muy interesantes».

Las Piñas, oriundas de La Plata, tocan por primera vez en Paraguay · Luciana Demichelis

El otro desafío de la dicotomía, como dicen ellas, que deben tener artistas y generadores de material entre el copyright y la libre distribución de cultura. En ese sentido, el destaque es la auto-gestión. «Nosotras por ejemplo somos nuestras propias productoras, pagamos la grabación de nuestros cds, hacemos nuestras remeras. Y poder generar ingresos con todo eso es lo que nos mantiene con vida.»

«Tenemos que agradecerle a internet y a las distintas redes sociales que permiten que todo lo que uno hace se difunda y tenga alcances impensados. La banda vive y crece más allá de lo que uno pueda manejar, es extraño… y hermoso»

¿Lo que se recauda con los shows? «Eso no es para nuestros bolsillos, va a un pozo de la banda y con eso podemos viajar, por ejemplo. Es un ida y vuelta necesario para subsistir y más en un mercado en el que es muy difícil mantenerse y vivir por y para esto»

 

EN PARAGUAY: EEEKS, LA GIRA Y KURTÚ

Pero a fuerza de surf, toques y giras, la han ido remando. Ahora, por ejemplo, están en Paraguay, donde en una de sus fechas compartirán escenario con Eeeks, en el primer #ConciertoKurtural que tendrá lugar en Buenavista Workklub el domingo 1 de noviembre.

No es la primera vez que tocan con ellos. Ya lo hicieron en La Plata. «Fue amor a primera vista», señalan. De cierto modo ahora les devuelven la visita. «A nuestro parecer esto es lo más hermoso que le puede pasar a una banda y uno de los principales motivos por los cuales nosotras tocamos: Para conocer personas de todas partes del mundo, viajar, hacer shows, compartir. Sin colaboración ni apoyo es muy difícil que se llegue a algo»

Las Piñas, oriundas de La Plata, tocan por primera vez en Paraguay · Luciana Demichelis

De Paraguay, gente de otras bandas y amigos allegados les han comentado mucho que se habla de una especie de cultura alternativa emergente, según ellas. «Es nuestra primera gira acá y estamos súper contentas y ansiosas por ello. Se habla que aquí hay una generación renovada, de un país que se está ampliando musicalmente y en otras disciplinas artísticas más under, lo cual se está gestando desde los más jóvenes». Comparan al fenómeno con lo que está sucediendo igualmente en Argentina, en donde hay una creciente  escena alternativa que se presenta como opción al mainstream, «que sigue estando pero ya no desde una posición hegemónica»

«Tocamos para conocer personas de todas partes del mundo, viajar, hacer shows, compartir. Sin colaboración ni apoyo es muy difícil que se llegue a algo»

Sobre Kurtú, la moneda virtual de intercambio cultural con la cual podrás acceder a tu entrada del #ConciertoKurtural, piensan que es una iniciativa fantástica. «No conocemos algo similar, una idea muy buena que ayuda a fomentar a pequeños productores y a la cultura emergente»

Los planes futuros de Las Piñas incluyen terminar el LP que ya está en etapa de mezcla, «queremos cerrar esta etapa de la mejor manera con nuestro primer disco». Luego vendrán toques en países de la región y el mayor objetivo: el sueño de una gira por EEUU, un objetivo cada vez más cerca de producirse el próximo año.

Pero lo más importante es seguir difundiéndose: «Sabemos lo que es hacerse de abajo y apoyamos todo lo que tenga que ver y sume a la música y la cultura. Cuanto más se difunda todo mejor, a cuantos más llegue, mejor. Lo que uno hace no es solo para uno, es para los demás. Y no tendría sentido que se quede guardado en un cajón.»